¡A fregar!

Hace bien poco, salió publicado un estudio, en el que se encuestaba al personal de mí universidad. Los resultados obtenidos decían que los hombres no consideran que exista discriminación alguna a la mujer en el ámbito universitario, sin embargo el 80% de las mujeres consideraban que esa desigualdad sí existía, aunque en un grado moderado.

Me pregunto el porqué de estos resultados. Si bien es cierto que en ciertos ámbitos la mujer ha sufrido una gran discriminación por razón de género, como por ejemplo en el mundo empresarial y en el laboral, hoy en día en el ámbito universitario apenas se ve reflejada esta desigualdad.

Mi pregunta sigue siendo por qué las mujeres se sienten inferiores, cuando bien claro está que los hombres no consideran que las discriminen.

Lo lógico sería pensar en el entorno, pero creo que nos encontramos en una época, en la que como es el caso de mi facultad, contamos con una mujer Decana, y una posible mujer Rectora. ¿Es eso realmente discriminar a la mujer en el ámbito universitario? ¿Cómo es posible que quepa la posibilidad de que la jefaza de la universidad sea mujer, y sin embargo se sientan discriminadas?

Mirando atentamente a los profesores, he comprobado que en ciertas áreas, como puede ser la salud, la mayoría de las cátedras están ocupadas por mujeres, mientras que en el ámbito de las ciencias más puras, como matemáticas, física, o en otras carreras como arquitectura, casi la totalidad de los departamentos están compuestos por hombres.

Hace bien poco, comenté esto con una amiga, que me aseguro que era por la sociedad, que seguía relegando a la mujer de ciertos ambientes. Pues bien, siento discrepar querida amiga.

Mi argumento aquí es que no se pueden negar ciertas diferencias fisiológicas entre el hombre y la mujer. Es absurdo negarlo, y de hacerlo, estarías tirando por el suelo el trabajo de muchos científicos. Está claro que la mujer posee destrezas que el hombre apenas roza, y viceversa. Todo ello, claro, de manera generalizada. Pero el hecho de que existan diferencias no nos hacen superiores ni inferiores.

Hace poco escuché la frase “hay tanta desigualdad en nuestra sociedad, que deberíamos volver a lo natural”. Efectivamente, no se puede negar lo que la naturaleza nos ha dado. Pero tampoco se puede luchar en su contra. No quiero decir con esto que las mujeres sean inferiores, podemos comprobar que incluso cuando una mujer se dedica a uno de esos campos destaca sobre los hombres. Todos conocen a Marie Curie, aunque seguramente no conocerán a Annie Jump Cannon, una de las astrónomas más notables del siglo XIX, que desgraciadamente tuvo que quedar relegada a un segundo plano o a Amalie Emmy Noether. Incluso a Rosalind Franklin, sin la cual, Watson seguiría siendo el simpático compañero de Sherlock, en lugar de ir acompañado de Crick como descubridores de la estructura del ADN.

En mi día a día me veo rodeado de mujeres emprendedoras, capaces, versátiles, y que con gran esfuerzo logran conseguir sus metas. Como todo el mundo sabe, emprender no es una tarea fácil, y menos fuera de la universidad, pero por suerte para mí, tengo el orgullo de decir que trabajo con unas estupendas mujeres, mucho más capaces que yo en casi todos los aspectos y de las que no paro de aprender, que no van a encontrar ninguna dificultad. Y a aquellos que siquiera se les ocurra en el más mínimo grado discriminarlas por ser mujeres, simplemente les digo, que no saben lo que se pierden.

Mi consejo es, por lo tanto, que no tengas la autoestima baja, ten orgullo y, por supuesto, se consciente de quién eres y de lo que eres capaz, no te dejes intimidar y no dejes que te infravaloren por el motivo más absurdo que existe: ser mujer, olvida la historia y céntrate en un tu futuro que es lo que importa. Es más, siéntete orgullosa de ello, porque posiblemente, la misma razón por la que te discriminan, sea precisamente, por lo que eres mejor.

Carlos Fuentes, Un hombre en un mundo de mujeres.

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Publicado en: 12 mayo, 2015, por : Ebersix

Un comentario en “¡A fregar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR