Contar ovejitas no es tan fácil

Carlos López El farmacéutico incomprendido. Ebersix.

Como decía el famoso poeta y dramaturgo español Pedro Calderón de la Barca con su popular frase ‘’…que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son’’ vemos lo maravilloso que puede llegar a ser la vida, a la vez que nos recuerda la importancia de vivir con los pies en la tierra. Hoy en el día mundial del sueño vamos a hablar de los importante que es que todos descansemos de manera satisfactoria.

¿Qué es el sueño?

El sueño es sin duda lo que tenemos a las 07:30, tras una larga noche de juerga, pero ¿Y por qué padecemos esa sensación? El sueño (que no soñar) es un estado fisiológico, activo, recurrente y reversible en el que baja el nivel de vigilancia estando disminuida la percepción y la capacidad de respuesta a los estímulos ambientales. Presenta una gran importancia a nivel fisiológico ya que sus funciones van desde el descanso, el reposo y la reparación, sin olvidar el importantísimo papel que desempeña en el aprendizaje, sobre todo en los primeros años de vida, dónde el desarrollo neuronal y el establecimiento de sinapsis neuronales se encuentran en su máximo esplendor. Su condición de reversible es lo diferencia del estado de coma. Esta aparente depresión funcional, esconde un estado dinámico, con una regulación propia y en el que se activan grupos neuronales que desempeñan funciones diferentes a las de la vigilia. Dada la gran importancia que presenta el sueño, es de esperar, que cuando este sistema falla, no encontramos ante una serie de síntomas como son la apatía, irascibilidad, la falta de concentración, disminución del rendimiento, la muerte… ¿Muerte? Sí, en casos extremos de insomnio en los que el sujeto es incapaz de dormir podría sobrevenirnos la muerte. En definitiva un trastorno del sueño, el cual podremos abordar tanto desde un punto de vista farmacológico como medidas higiénicas. Pero empecemos definiendo el insomnio, ¿Qué es? el insomnio se caracteriza por la existencia de trastornos nocturnos que incluyen una latencia prolongada para el comienzo del sueño, una disminución de su duración y numerosos despertares. Esto se refleja durante el día por la presencia de fatiga, ansiedad, falta de energía y disminución del nivel de alerta conductual.

Tratamiento farmacológico:

El insomnio se puede abordar desde el punto de vista farmacológico siempre que sea bajo la supervisión de un facultativo. ¿Qué fármacos se utilizan?

  • Benzodiacepinas: principalmente las que presentan una semivida de eliminación corta o intermedia. En este grupo encontramos fármacos como el alprazolam o lorazepam.

Hemos de recordar que este tipo de fármacos deberán emplearse durante un corto periodo de tiempo (un máximo de 4 semanas) debido a la fuerte dependencia que generan en el paciente, y realizar una retirada de la medicación progresiva.

  • Fármacos con estructura afín  a las benzodiacepinas: En este grupo encontramos el zolpidem, la zopiclona y el zaleplon.

Esta familia de fármacos se caracteriza por respetar mucho más la arquitectura del sueño que las benzodiacepinas y presentan una menor dependencia que estas. Estas moléculas van a estar indicadas en diferentes casos de insomnio, ya sea un insomnio de conciliación, de mantenimiento, o que el paciente sufre el despertar excesivamente temprano, debido a la farmacocinética-farmacodinamia que presentan.

Ambos van a ejercer su efecto a nivel del Sistema Nervioso Central induciendo una disminución de la latencia para el comienzo de la fase no-REM, del tiempo de vigilia después del comienzo del sueño, del tiempo total de vigilia y del número de despertares, por lo que vamos a encontrarnos con un mayor tiempo de sueño.

El aspecto negativo del empleo de estos fármacos es la gran tolerancia del efecto hipnótico que presentan y la posibilidad de síndrome de abstinencia en la retirada del fármaco, por lo que deberán ser administradas siempre bajo la supervisión del médico y farmacéutico.

  • Melatonina: La melatonina es una hormona sintetizada y liberada por la glándula pineal, pero administrada de forma exógena va a acelerar la inducción del sueño, aumenta la duración del sueño REM y mejora la calidad del sueño. Muy empleada en la regulación del sueño circadiano, por ejemplo en viajeros que sufren el fenómeno del jet-lag. El empleo de esta molécula está sufriendo un auge en nuestros tiempos y la gente que lo emplea reporta lo bien que funciona, por lo que es algo a tener muy en cuenta desde la oficina de farmacia, dónde el farmacéutico puede dar a conocer esta molécula a los pacientes con estos problemas, y no siempre dispensar una caja de dormidina.
  • Antihistamínicos: Los antihistamínicos comúnmente empleados en las alergias, también se emplean por su acción sedante en el insomnio debido a su efecto sobre los receptores H1 y la capacidad de estos de atravesar la barrera hematoencefálica (es por ello que el uso de estos fármacos para alergias, rinitis, van asociados a estados de somnolencia). Los antihistamínicos de nueva generación cada vez disminuyen este efecto.

Sin embargo, todos estos fármacos deben ir acompañados de una serie de terapias conductuales y medidas higiénicas del sueño, ya que éstos serán los que realmente ayuden al paciente a normalizar su ciclo sueño-vigilia, y no se convierta en un adicto de fármacos hipnóticos. Podemos recomendar al paciente con insomnio que presente una vida activa, con una actividad física regular durante el día, evitando en lo posible el llevar una vida sedentaria (con la de riesgos que ello acarrea), no sólo por la de múltiples beneficios que conlleva, sino porque un cuerpo cansado, siempre va a precisar de descansar. Deberemos recomendarle que evite cenas copiosas o la ingesta de alcohol, cafeína, cigarrillos o bebidas energéticas por la noche. Debemos informar de la importancia de que el paciente presente un horario bien establecido de acostarse y levantarse, así como comentarle que si el paciente se acuesta y no consigue dormirse, lo más apropiado es que cambien de cuarto, o se entretengan realizando alguna actividad hasta que sobrevenga el sueño, evitando que le entre la ansiedad de ver cómo pasa el tiempo y no consigue dormir.

Conclusiones

Medidas higiénicas del sueño
Medidas higiénicas del sueño

Como vemos, la importancia del sueño a nivel fisiológico es grandísima (y más si eres un/a pequeñ@ lirón…) pero debemos de tener en cuenta que lo más importante es el empleo de las técnicas conductuales y las medidas higiénicas del sueño, ya que el empleo de fármacos hipnóticos no está exento de riesgos, así como la gran dependencia que producen, o el posible síndrome de abstinencia que pueden presentar.

  ¡Mantén una dieta variada y equilibrada, una vida activa, y una buena higiene del sueño! ¡Buenas noches y hasta la próxima!

Carlos López El farmacéutico incomprendido. Ebersix.
Carlos López. El farmacéutico incomprendido.
¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Publicado en: 14 marzo, 2015, por : Ebersix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR